jvrdice

minimize to maximize

seo semántico

La búsqueda semántica y el SEO más humano

Deja un comentario

Escuchar que el SEO está muerto es una muy atrevida afirmación que me hace sonreír por lo bajini en modo incógnito como pensando para mí mismo: ¡verás el susto que te vas a llevar cuando lo veas caminando!

Y es que algo que está en constante cambio y evolución no puede estar más vivo. Con los nuevos dispositivos, sistemas de búsqueda, reconocimientos de voz, asistentes personales, SIRIs, Cortanas, GoogleNow y demás, la búsqueda deriva en algo más humano, más personal. Ya no es sólo teclear en una pantalla como un robot “restaurante italiano madrid”, ahora también demandamos “quiero cenar pizza en Madrid”, es decir, buscamos de forma más semántica.

Pero, ¿qué es la búsqueda semántica? Bueno, pues para empezar, conviene aclarar que la semántica es la parte de la lingüística que estudia el significado de las expresiones, o sea, la interpretación de signos lingüísticos. De este modo, la búsqueda semántica trata de ir más allá del significante y aproximarse al significado.

La semántica estudia el significado de lo que se dice

Por tanto, la búsqueda semántica busca mejorar la precisión de búsqueda mediante la comprensión de la intención del usuario y el significado contextual de los términos que aparecen en la búsqueda.

Esto quiere decir que las palabras dejan de ser simplemente palabras para convertirse en conceptos (con una serie de connotaciones que le dan un sentido concreto) y aquí es donde entra en juego la desambiguación y el quid de toda esta cuestión. Para un humano es relativamente sencillo interpretar la frase «¡la leche, qué listo eres!» dependiendo del entorno, situación y contexto, pero para un robot (buscador) ya no lo es tanto: ¿me está alabando?, ¿me está insultando?, ¿me indica que sí o me comenta que no?, ¿tiene hambre?, ¿sed?, ¿qué me ha querido decir?…

Debido principalmente al gran número de sinónimos y palabras polisémicas que contiene un lenguaje, cobra especial importancia la aplicación de sistemas de búsqueda semántica en los motores de búsqueda. Muy grosso modo, este proceso de búsqueda semántica se divide básicamente en los siguientes aspectos:

  1. Interpretar la pregunta del usuario extrayendo los conceptos más relevantes de la frase.
  2. Utilizar este grupo de conceptos para crear una consulta y utilizarla contra la ontología (definición formal de tipos, propiedades, y relaciones entre entidades) del sistema.
  3. Presentar los resultados al usuario.

Para ejecutar este tratamiento, un buscador —Google, por ejemplo— tiene que comprender dos conceptos fundamentales: intención y contexto. Para ello se utiliza un método llamado Indexación Semántica Latente (ISL), cuya característica fundamental es su habilidad para extraer el contenido conceptual de un documento, estableciendo asociaciones entre aquellos términos que ocurran en contextos similares, es decir, identificar las relaciones entre los términos contenidos en un documento.

Además, desde hace ya tiempo y cada vez más insistentemente, Google ha ido ofreciendo alicientes a los creadores de páginas web para añadir un title, una descripción, encabezados, mucho texto, formato, etc. para posicionar mejor y, de paso, ir “aprendiendo” sobre qué es exactamente de lo que se habla en la web.

Proyectos conjuntos de Google con Bing y Yahoo! como Schema.org (donde también se unió Yandex), pretenden añadir etiquetas en las páginas con el fin de ayudar a los motores de búsqueda a comprender mejor los sitios web, esto es, un código capaz de dotar de semántica al HTML.

Así, el buscador es cada vez es más “sabio”, más “humano” y más “semántico” porque con estos datos que le entregamos conscientemente (y otros quizá no tan conscientemente) es capaz de asimilar y comprender. ¿Que qué datos que le entregamos de forma no consciente? Hay muchos más de los que te piensas: Historial de búsquedas (global y del usuario), ubicación del usuario, léxico, ortografía, sinónimos, variaciones…

Siempre que hacemos una búsqueda, paginamos o no, clicamos o no, buscamos de nuevo o no… el buscador lo registra, estudia y aprende para mejorar la siguiente vez que se encuentre ante esa petición y saber así cómo actuar para ofrecer un mejor resultado: más pertinente, más eficaz y más “humano”. “Los buscadores no son lo que piensa la gente, sino cómo piensa la gente: impulso y respuesta”. (A propósito, si os ha gustado esta cita, os recomiendo una fantástica e intrigante película de Alex Garland estrenada hace apenas un año: «Ex Machina»).

Entonces, ¿cómo hago SEO semántico? Pues fácil, siendo más natural. Mas humano. Nos repiten hasta la saciedad que Google da cada vez más importancia al contenido natural, de calidad y enriquecido. Pensando y anticipándose a las preguntas de los usuarios para dar respuesta a lo que se busca en la web. Escribiendo bien y fluido, con variaciones en sinónimos, plurales, conjugaciones, adjetivos, términos relacionados, etc. Con lógica y siempre enfocado al usuario. Quédate con dos conceptos:

  • Co-ocurrencia: relación de proximidad de dos o más términos en una unidad de texto.
  • Co-citación: cuando un contenido hace una referencia a un segundo y a un tercero, estos dos últimos están relacionados entre ellos y, además, con el primero.

Con todo esto, y ya para ir finalizando, es evidente que los actuales motores de búsqueda encabezados por Google, aún no han hecho más que arañar la superficie de este vasto campo de la búsqueda semántica, pero también es verdad que un arañazo si es lo suficientemente profundo deja cicatriz, y son muchos y variados los esfuerzos que se están poniendo en este sentido. Así, las ventajas y posibilidades de esta nueva generación de motores de búsqueda son innumerables y apasionantes.

Os dejo con un vídeo explicativo de la web semántica y sus aplicaciones realizado por Metaweb (por cierto, ya adquirida por Google en 2010).

¿A que mola? ;)

Icon made by Freepik from www.flaticon.com is licensed under CC BY 3.0
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s